El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) cuestionó qué hubiera pasado si el caso hubiera sido al revés y se detuviera a un alto funcionario de Estados Unidos. “Ahora que vino el administrador de la DEA, vamos a suponer que lo hubiésemos detenido. ¿Qué pensaríamos de qué ocurriría? Habría una repercusión muy seria”, consideró.

–Información en desarrollo

El Canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón dijo esta mañana que no era aceptable que se detuviera al General Salvador Cienfuegos Zepeda sin haber advertido el Gobierno mexicano, y puso un ejemplo:

“Vamos a ponernos en el caso opuesto. Vamos a suponer que en México detenemos, la autoridades, a algún alto funcionario. Ahora que vino el administrador de la DEA, vamos a suponer que lo hubiésemos detenido. ¿Qué pensaríamos de qué ocurriría? Habría una repercusión muy seria. Estados Unidos nos diría: ‘Este funcionario me lo regresas o bien, vamos a tener un grave desencuentro’”.

“México lo que está señalando es: no sabemos, a esta fecha, si el General Cienfuegos sea o no culpable de los cargos que se le imputan. Eso no lo podríamos saber porque la evidencia la tendríamos en noviembre y la Fiscalía [General de la República] va a iniciar su investigación”, agregó el Secretario de Relaciones Exteriores.